Lo que se nos está escapando sobre LeBron

Todos nos fijamos en LeBron, pero en realidad deberíamos estar mirando en una dirección distinta si queremos comprender el futuro de Miami y, hasta cierto punto, el de la NBA por extensión. La clave está en Dwyane Wade.

Un poquito más a la izquierda, un poquito más... ahíiiii....

Un poquito más a la izquierda, un poquito más… ahíiiii….

Que LeBron vaya a utilizar la “early termination option” de su contrato actual, convertiéndose así en agente libre sin restricciones a partir del 1 de julio, no es particularmente sorprendente. Es el mejor movimiento posible tanto para reforzar el equipo de cara al futuro, como para irse a pastos más verdes si no encuentra en la franquicia Heat el apoyo necesario para seguir manteniendo un proyecto ganador. Lo que es verdaderamente interesante en la decisión de LeBron es que, según Adrian Wojnarowski, la ha tomado sin reunirse previamente con Wade y Bosh. Me explico.

El peor escenario posible para el futuro de LeBron era que tanto él como Wade y Bosh mantuviesen sus contratos una temporada más. Esto hubiese significado que, para reforzar el equipo, Miami sólo hubiese podido: 1) contratar a jugadores via draft, 2) ofrecer contratos por el mínimo, 3) renovar a jugadores que ya formasen parte de su plantilla, 4) orquestrar algún traspaso con los pocos efectivos que Miami tiene actualmente, y 5) usar los escasísimos 3,3 kilos de la mid-level excepcion “pequeña” para atraer a algún agente libre.

En resumen, con casi total seguridad los Heat hubiesen tenido para 2014-15 una plantilla peor que la de esta temporada recién concluida.

A priori, sólo parecía haber un camino para que el Big Three de Miami siguiese adelante con sus contratos respectivos: una decisión grupal de los tres, en la cual hubiese pesado bastante la situación de Wade. El escolta tiene firmados más de 40 millones de dólares para los próximos dos años, una cantidad que prácticamente doblaría su valor real de mercado a la vista de su transparente declive físico. Salirse de ese contrato no supone tanto económicamente ni para LeBron ni para un Bosh que aún podría pillar un contrato máximo en mercado libre.

Esa decisión grupal no se ha dado. LeBron ha optado rápidamente por la mejor opción deportiva posible, y ahora tiene que esperar a que sus compañeros se pronuncien. Bosh ha afirmado públicamente que está dispuesto a renovar su contrato a la baja, por lo que es probable que se alinee rápidamente con LeBron.

LeBron está molesto porque no tiene botellín de Gatorade.

LeBron está molesto porque no tiene botellín de Gatorade.

El quid está nuevamente en Wade. Si decide salirse de su contrato, la nueva oferta que reciba de Miami será mucho más baja. A nivel de sueldo, Wade ha ganado unos 120 millones de dólares a lo largo de su carrera, y para que su rebaja salarial fuese realmente útil a la hora de reforzar el equipo podríamos estar hablando de perder 20 millones en los próximos dos años.

Eso es un pastón tanto a nivel absoluto como a nivel relativo.

Si Wade renuncia a su contrato y entre él, Bosh y LeBron se las apañan para cobrar en el orden de 40-45 millones totales la próxima temporada, Miami tendrá espacio salarial para rearmar el equipo y aspirar a todo. Ahora bien, si Wade decide no renunciar a su contrato la situación de la plantilla Heat sería muy similar a la mencionada arriba: el Big Three acompañado de varios jugadores actuales de la plantilla, más contratos por el mínimo, rookies y una nueva incorporación de nivel medio.

Esta segunda fórmula no parece ganadora, y además situaría a Wade como el malo de la película. Prácticamente nadie culparía a LeBron de irse a otro equipo si es Wade quien no está dispuesto a rebajar su sueldo para competir.

La decisión de LeBron de salirse de su contrato parece diseñada para seguir ganando anillos en Miami, pero al mismo tiempo pone toda la presión del mundo sobre un Dwyane Wade que parece llevar meses en estado de negación sobre su declive.

El puñetazo en la mesa de LeBron quizás rompa el Big Three tras cuatro años juntos, pero lo más probable es que sirva para despertar a Wade y lo ponga en sintonía con el que probablemente sea el interés principal de James: ganar el anillo en 2015 con los Miami Heat.

Anuncios

One thought on “Lo que se nos está escapando sobre LeBron

  1. Discrepo en lo de que nadie culparía a LeBron de irse a otro equipo… Creo que serían muchas las voces que se alzarían criticándole… Y puede que esta vez tuvieran razón.

    Cuando se fue de Cleveland lo criticaron mucho por juntarse con Bosh y Wade e irse a Miami; creo que fueron injustos con él, pues al fin y al cabo se fue de un equipo donde le era imposible conseguir el anillo para ir a otro con más opciones, como en su momento también hicieron Moses Malone, Charles Barkley (aunque este no lo logró) o Clyde Drexler.

    Pero ahora, si se fuera de los Heat, sería como si Jordan, Magic o Larry se hubiesen bajado del barco y hubiesen tratado de ganar el anillo en otros equipos antes de retirarse… Y es que Miami no ha pasado de ser campeón a ser un equipo de primera ronda; Al fin y al cabo han sido subcampeones de la NBA… Personalmente lo vería muy fuerte, especialmente al ser un jugador que pretende compararse siempre con el trío antes citado.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s