The Freaking Playoffs: Episodio 1

Permitidme un pequeño prólogo.

Desde que empecé a escribir en Solobasket en agosto de 2013 sólo he publicado dos posts “de verdad” en Noches de Basket. La realidad es esta: no tengo demasiado tiempo para escribir, cuando me pongo a ello me acabo liando en artículos bastante meditados cuya concepción lleva tiempo, y cuando los escribo acabo mandándolos a Solobasket, que es donde más difusión tienen.

En otras palabras, no estoy aprovechando el potencial que tiene escribir un blog personal a nivel de fluidez de ideas y libertad de expresión.

"No finjas que no te gusta que te dé caña, Tony"

“No finjas que no te gusta que te dé caña, Tony”

La serie que empiezo hoy se titula “The Freaking Playoffs”  y está pensada justo para aprovechar ese potencial en el momento de la temporada NBA donde más cosas importantes pasan: los Playoffs. No puedo prometer grado de frecuencia en esta serie, ni si mantendré el formato. Básicamente, en esta serie escribiré lo que me dé la gana, cuando pueda, y en el formato que mejor se acomode. Lo que sí puedo prometer es que en ella escribiré rápido, fluido y sobre temas de actualidad NBA (o colindantes).

Mi nuevo lema para esta serie:

Escribe rápido, quédate sin lectores joven y deja un bonito cadáver de blog colgado en la red.

Hostia ya.

Fin del prólogo. Que me lío.

La primera regla de los Playoffs

“No sobrerreacciones nunca a un Game 1”.

La primera ronda de estos Playoffs fue desde muchos puntos de vista la mejor que se recuerda, entre otras cosas por la igualdad: récord en partidos jugados (50) o en victorias visitantes (24), por poner un par de ejemplos.

La segunda ronda ha empezado de modo radicalmente distinto, con partidos oscilando entre victorias claras y palizas sonrojantes de Washington, Miami, San Antonio y Clippers a Indiana, Brooklyn, Portland y Oklahoma City, respectivamente. Teniendo en cuenta la regla de oro anterior, surge la pregunta: ¿cuántas cosas en claro podemos sacar simplemente de estos cuatro partidos?

Depende de la serie. Por partes.

Larry Bird no quiere ver a sus Pacers

Larry, ¿cómo ves a tus Pacers?

Indiana vs Washington (0-1)

Roy Hibbert es el chivo expiatorio perfecto: es el primer pívot titular en la historia de los Playoffs NBA en terminar dos partidos con un doble cero: 0 puntos, 0 rebotes. El gigante jamaicano es una sombra del Hibbert de hace 3-4 meses y no hay explicación clara. Ahora bien, se corre el riesgo de centrar todas las críticas en él, y que de ese modo queden ocultos otros problemas muy serios que tienen los Pacers. Principalmente, el bajón que ha dado su generalmente maravillosa defensa, y la falta general de cohesión y coordinación en el juego que llevan mostrando desde hace 2-3 meses.

Llegados a estas alturas no hay casi ningún motivo racional para pensar que los Pacers van a volver a su estado de forma de diciembre.

Por su parte, los Wizards son un equipo con talento, bien construido, pero muy lejos de ser perfectos. Abusan del tiro a media distancia, no corren tanto como deberían y reciben parciales sonrojantes en contra en el momento menos esperado. Si los Pacers consiguen resolver sus problemas de química de vestuario o lo que sea que les esté pasando, son superiores a Washington.

¿Si no? Ni de coña. Los Wizards se llevaron el Game 1 con un partido bueno pero no aplastante, un nivel que pueden repetir tranquilamente.

La serie no ha empezado bien para Indiana, y no parece casualidad.

Aquí dos colegas íntimos echando una pachanga.

Aquí dos colegas íntimos echando una pachanga.

Miami vs Brooklyn (1-0)

No entiendo demasiado bien el hype de esta serie. Cierto es que los Nets ganaron a Miami los cuatro partidos de Regular Season. Cierto es que Pierce y Garnett son lo más parecido a un archienemigo que LeBron tiene. Y cierto es que Brooklyn plantea problemas de ritmo y emparejamientos a un equipo deMiami muy especializado en hacer unas cosas al más alto nivel y pasar por completo de otras.

Ahora bien.

Miami es un equipo que parece haber dado con la receta del éxito rodeando a LeBron de tiradores y defensores agresivos, creando caos en la pista con sus alineaciones smallball y alimentándose de él. Puesto de manera simple y llana: Miami es mucho mejor equipo que Brooklyn, principalmente porque tiene a los dos (y quizás tres) mejores jugadores de la eliminatoria, y eso es crucial en este deporte.

Sinceramente, me cuesta ver cómo Brooklyn puede ganar a Miami 4 de los próximos 6 partidos sin que ocurra nada raro a nivel extradeportivo o en forma de lesión.

¿Cuánto hacía que no pensabas en Aron Baynes?

¿Cuánto hacía que no pensabas en Aron Baynes?

San Antonio vs Portland (1-0)

Esta es la cosa en la Conferencia Oeste: si tonteas un pelín, estás muerto. Los Spurs empezaron los Playoffs contra unos Mavs que venían a tope por llevar semanas peleando por entrar. Unos días después, San Antonio no había conseguido cambiar del todo el chip y estaba 2-1 abajo con el cuarto partido en Dallas, y dándose con un canto en los dientes por haber ganado el Game 1 pese a que fue uno de sus peores partidos del año (3 de 14 en triples).

Esos Spurs parece que ya no existen. San Antonio lleva varios partidos al máximo nivel. Destrozó al fantástico equipo de Dallas en el séptimo partido y ha empezado haciendo lo mismo con Portland en el Game 1.

Esta vez fueron los Blazers quienes no pudieron cambiar el chip. Tras 6 partidos disfrutando de la tróspida línea exterior defensiva de Houston, de repente Portland empezó a ver cómo las rotaciones defensivas de los Spurs les impedían ejecturar su mayor arma ofensiva: LaMarcus Aldridge su letal eficiacia desde la línea de 3 puntos. Portland no fue capaz de anotar un solo triple hasta el último cuarto, cuando ya estaba casi todo el pescado vendido desde hacía rato.

Los Blazers mejorarán, y no creo que esta serie vaya a ser un barrido para San Antonio. Ahora bien, me cuesta imaginar que los Spurs vayan a necesitar 7 partidos para cerrar esto. Su banquillo y su defensa son demasiado superiores a los de Portland.

Chris Paul, contento con su partido

Chris Paul, contento con su partido

Oklahoma City vs L.A. Clippers (0-1)

Si alguien se vio venir la brutal paliza de los Clippers a los Thunder en Oklahoma City, ciertamente no fui yo. En esta serie ocurre un peligro similar a lo comentado con Hibbert e Indiana: que todo se centralice en un único detalle y oculte otros aspectos tanto o más relevantes. Y en este caso, el detalle está claro.

Chris Paul hizo uno de los partidos más efectivos de la historia de los Playoffs: 32 puntos y 10 asistencias en menos de 30 minutos, con un 12/14 en tiros de campo y un flipante 8/9 en triples para alguien que apenas tira triples, y cuando lo hace no suele meterlos a nivel de élite.

Varios comentarios de los jugadores Thunder tras la derrota iban en la línea de señalar lo poco que podían hacer contra la exhibición en el tiro de Paul, indicando de manera implícita que no es algo que tenga visos de repetirse.

Tienen razón. Sin embargo, hay algo que sí es muy probable que se repita, y que probablemente tuviese mayor peso que la racha de Paul en la derrota Thunder: el pick&roll alto de los Clippers.

Los Clippers son el ataque más efectivo de la NBA, y los Thunder llevan un tiempo con problemas en su defensa exterior. En ningún momento fueron capaces de parar a Paul y Griffin cuando jugaban el bloqueo y continuación en la parte alta de la pista. Cada vez que lo hicieron acabaron generando un tiro cómodo, o un triple de un compañero desde la esquina, o un alley-oop para DeAndre Jordan. Paul no volverá a meter 8 triples, pero puede estar jugando ese sistema hasta el aburrimiento.

Por otro lado, es probable que no haya que sacar demasiadas conclusiones de este partido. En su serie anterior los Clippers ganaron de 40 puntos a los Warriors en el Game 2, pero a 2 minutos para el final del Game 7 iban abajo en el marcador. Las series NBA son largas, y hay ajustes importantes que cambian muchas cosas.

El más obvio, que probablemente veamos pronto en esta serie: Thabo Sefolosha defendiendo muchos minutos a Chris Paul.

Esta noche, el Game 2, donde la probabilidad de que algún jugador de los Clippers sea expulsado por atizar a Steven Adams es de un 67.4% aproximadamente.

A disfrutar.

Anuncios

One thought on “The Freaking Playoffs: Episodio 1

  1. De la serie de OKC tengo una gran curiosidad que saciaré hoy: veremos de qué modo pudo afectar la entrega del MVP y el discurso de Durant. Quizá esas palabras calen en los compañeros y haya una conjura para irse a LA con 1-1. Quizá haya una motivación extra por defender mejor, que es donde vienen sus problemas. Partido interesantísimo… bueno, como todos. A disfrutar se ha dicho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s