¿Cuál es tu número de Jordan?

Paul Erdos podía llamar a tu puerta en el momento menos esperado.

Paul Erdos podía llamar a tu puerta en el momento menos esperado.

El hombre de la foto es Paul Erdos, uno de los matemáticos más famosos del siglo XX. Erdos no era un científico corriente dedicado a dar clase e investigar en su despacho, sino un genio vagabundo de las matemáticas. Solía presentarse en el domicilio de sus colaboradores de improviso saludando con la frase “mi cerebro está abierto”, quedarse unos días en sus casas trabajando en problemas matemáticos y proseguir su camino hacia la morada de algún otro compañero o hacia alguna reunión científica. Fruto de ello trabajó con cientos de matemáticos y dio lugar a lo que se conoce como “número de Erdos”.

El número de Erdos funciona como sigue. El propio Paul Erdos tiene número 0. Todos los que colaboraron en un artículo científico con Erdos tienen número de Erdos 1. Todos los que no colaboraron con Erdos pero sí con alguien cuyo número de Erdos es 1 tienen número de Erdos 2. Y así sucesivamente. Los matemáticos que no puedan relacionarse con el excéntrico matemático de este modo tienen número de Erdos infinito. El número de Erdos es sorprendentemente bajo. Actualmente se estima que el 90% de los matemáticos científicamente activos tienen número de Erdos finito, y menor que 8.

El concepto de “número de Erdos” ha sido extrapolado a infinidad de situaciones, siendo quizás la más famosa de ellas el “número de Kevin Bacon”, que sigue los mismos términos anteriores pero sustituyendo la colaboración en un artículo científico por la actuación conjunta en una película, y a Erdos por el prolífico actor Kevin Bacon. Más generalmente, este tipo de conexiones se enmarca dentro de la famosa “teoría de los seis grados de separación”, de nuevo aplicable a muchísimas formas de relación. Por ejemplo, se ha establecido que dos usuarios de twitter arbitrarios están casi siempre interconectados entre sí a través de sus followers y las cuentas que siguen por menos de 6 pasos.

6-michael-jordan-nba-60-points-club-players-who-have-scored-60-points-in-a-game

Michael Jordan es probablemente el mejor jugador de baloncesto de la historia, y a casi cualquier aficionado al baloncesto le gustaría jugar un partidillo con él. Esto convierte a Jordan en el jugador perfecto para trasladar al baloncesto el concepto de número de Erdos.

Diremos que el propio Jordan tiene “numero de Jordan” 0, mientras que todos los que hayan jugado al baloncesto (no necesariamente profesional) con él tienen número de Jordan 1. Todos los que no hayan jugado con Jordan pero sí con alguien que haya jugado con él tendrán número de Jordan 2. Y así sucesivamente. Si no fuese posible relacionar a alguien con Jordan de ese modo, esa persona tiene número de Jordan infinito.

La primera reacción en general es pensar que uno tiene número de Jordan infinito, o bien enormemente grande. Sin embargo, como suele ocurrir en estas circunstancias, el número de Jordan es sorprendentemente bajo para quienes juegan al baloncesto de vez en cuando.

Para explicar cuál es mi número de Jordan necesito contar una historia. La historia de uno de los momentos más importantes del baloncesto murciano.

Es el año 1994. La campaña del Club Baloncesto Murcia no ha sido buena, y ha acabado la temporada regular como colista de la ACB. En el sistema de competición entonces vigente, esto significaba jugar un Playoff de descenso al mejor de 5 partidos contra el cuarto equipo por la cola de la liga, con el factor cancha en contra. El que ganaba la eliminatoria se quedaba en ACB y el que perdía descendía de categoría. Ese año el cuarto equipo por la cola era el Club Baloncesto Valladolid, donde jugaba el máximo anotador de la liga, el mito, la Mano Santa Óscar Schmidt Bezerra. O sea, que pintaban bastos.

Óscar en Valladolid. Casualmente, esta semana entró en el Hall of Fame

Óscar en Valladolid. Casualmente, esta semana entró en el Hall of Fame

Un par de semanas antes del inicio del Playoff eran las Fiestas de Primavera en Murcia, y entre los muchos visitantes que recibe la ciudad durante esos días de cervezas y tapas estaba Quini García: un alero de 2 metros que jugaba en Primera Nacional y había venido invitado por dos jugadores de la plantilla murciana. Fueron días aquellos en los que Quini aprovechaba además para asistir desde la grada a los entrenamientos del equipo por la mañana. Todo hasta que un día el técnico Oleart le puso a prueba. Le prestaron unas zapatillas y le pusieron en un partido amistoso de preparación a defender al mejor jugador rival. Dos días después, Quini García ya era parte del equipo y estaba viajando hacia Valladolid para intentar lo imposible: parar a Óscar.

No fue bien la cosa: dos partidos en Valladolid y dos derrotas. Y vuelta a Murcia, donde en el último partido de la temporada regular Óscar había metido 11 triples para irse a un total de 44 puntos.

Sin embargo había una cierta esperanza. Un rumor que se oía entre los que entrábamos al pabellón más de una hora antes del inicio del tercer partido. Esta vez era distinto porque el CB Murcia tenía un nuevo fichaje diseñado para parar a Óscar. Que la mayoría de nosotros no supiésemos nada más de Quini era perfecto para alimentar el rumor. Escuchar ciertos comentarios ese día te hacía creer que Dennis Rodman era blanco, español y jugaba en Murcia.

Quini García. Ya hace años.

Quini García. Ya hace años.

Según empezó el partido, la primera jugada de Quini García fue un robo de balón y un mate en la otra canasta. Y vuelta a defender con todo el pabellón salivando. Lo que pudimos ver tanto ese día como en el cuarto partido fue a un fortachón de dos metros pegado al mito brasileño, peleando en cada bloqueo, poniéndole la mano en la cara en cada tiro y generalmente haciendo su existencia lo más difícil posible. Fue el “uno” en la “caja y uno” que el Murcia planteó a menudo para defender a ese Valladolid cuyo ataque revoloteaba casi por completo alrededor de la figura de Óscar.

Ambos partidos, el tercero y el cuarto, se resolvieron por apretadas victorias murcianas, con lo que la serie volvió a Valladolid. La temporada entera, a decidirse en 40 minutos.

Y en ese momento lo improbable se convirtió en lo impensable. El peor equipo de la ACB conseguía ganar de nuevo en Valladolid, en un horrible partido en el tiro de Óscar Schmidt (1 de 10 en triples). El Murcia se quedaba en la ACB. Y Quini García, el que unos días antes había llegado a Murcia sólo de visita y sin zapatillas de baloncesto, quedaba como héroe de la eliminatoria.

Lo de Quini García fue la historia de Jeremy Lin versión murciana, casi 20 años antes de que la Linsanity invadiese Nueva York.

El CB Murcia en el vestuario minutos después de ganar en Valladolid

El CB Murcia en el vestuario minutos después de ganar en Valladolid

De vuelta a Michael Jordan. En 1992 el Dream Team arrasó a todos los equipos con los que se cruzó durante los Juegos Olímpicos de Barcelona, entre ellos el Brasil de Óscar (http://www.youtube.com/watch?v=a1NWP4d5dxg). Así, Óscar tiene número de Jordan 1. Quini García nunca jugó con Jordan, pero la historia anterior sobre su enfrentamiento con Óscar hace que tenga número de Jordan 2.

Eso significa que el que posa en la foto de abajo con una camiseta de los Celtics junto a Quini García tras un partidillo –es decir, el autor de este blog– tiene número de Jordan 3. Como se decía arriba, el número de Jordan es en general bastante más bajo de lo que uno espera.

Yo posando con Dennis Rod... eu... con Quini García.

Yo posando con Dennis Rod… eu… con Quini García.

No siempre es fácil descubrir cuál es tu número de Jordan, pero hay atajos. Por ejemplo. ¿Quieres tener número de Jordan 4? Invítame a jugar una pachanga.

¡Sígueme en Twitter!

Seguir a @NdeBasket

Anuncios

8 thoughts on “¿Cuál es tu número de Jordan?

  1. Bueno yo no lo expliqué, y supongo que sería adecuado hacerlo.

    Marc Gasol (pachanga en Calafell hace años)… Pau ídem (o unos cuantos más que han jugado con Marc)… Jordan.

    Saludos.

  2. Jordan 3
    Jugué una varias veces en Burgos con Howard Wood
    Este jugo en los Jazz la temp. 81-82 y allí coincidió con varios que luego jugaron contra Jordan, por ejemplo Darrell Griffith.

  3. ¡Increible! Yo podría tener número de Jordan 2, porque jugué con Homicius cuando estaba en Marbella… lo que no tengo claro es si Homicius y Jordan coincidieron en pista en la semifinal de Barcelona’92.

    Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s