Wade, el caos y el espacio

Estamos en el cuello de botella de las Finales NBA. Quien gane el quinto partido en San Antonio tendrá dos oportunidades en Miami de hacerse con el anillo en una serie donde ambos equipos han reaccionado a cada derrota con una victoria contundente en el siguiente encuentro. Y el nombre que revolotea constantemente por mi cabeza desde que las Finales empezaron es el de Dwyane Wade. De entre todos los factores a considerar en la mini-serie de tres partidos que determinará quién gana el anillo, la incógnita Wade es probablemente la de mayor peso.

790545

Ver cómo San Antonio está defendiendo a Dwyane Wade en estático es un flashback de hace tres semanas. Más concretamente, de cómo estos mismos Spurs defendieron a Tony Allen en su serie contra Memphis. Cada vez que Wade recibe a 6-7 metros del aro la defensa Spur se colapsa, mitad retando y mitad implorando al jugador de Miami que lance a canasta. La estrategia de San Antonio se ha ido radicalizando hasta el punto de que uno empieza a tener otro tipo de flashbacks, como el de Kobe Bryant defendiendo a Rajon Rondo bajo su propia canasta en las Finales de 2010 ante la incapacidad del Celtic de anotar suspensiones con solvencia.

La falta de espacio que Wade genera está lastrando el esquema ofensivo de Miami. El ataque Heat gravita en torno a dos principios básicos. El primero, que LeBron es virtualmente indefendible en el uno contra uno. El segundo, que el de Akron es capaz de encontrar al hombre abierto si el equipo rival se cierra sobre él cuando intente anotar. Acompañar a James de tiradores exteriores complica enormemente la defensa; las ayudas defensivas son mucho más largas, con lo que es más frecuente que el defensor extra llegue tarde al aro o a cerrar al tirador cuando el balón se mueve. Sin embargo, juntar a Wade con otro jugador interior como Chris Andersen o Haslem mata todo ese espacio, hasta el punto de que Spoelstra tomó dos decisiones drásticas en el Game 4: las desapariciones de Birdman de la rotación y de Haslem del quinteto inicial de Miami.

La estadística también apunta en la misma dirección. En las últimas dos series contra Indiana y San Antonio casi todas las peores combinaciones de dos, tres, cuatro y cinco jugadores de Miami a nivel de +/- incluyen a Wade.

Las 7 peores parejas Heat a nivel de +/- ante Indiana y San Antonio

Las 7 peores parejas Heat a nivel de +/- ante Indiana y San Antonio

Por contra, las mejores combinaciones suelen ser las que involucran a LeBron rodeado de tiradores.

Las 7 peores parejas Heat a nivel de +/- ante Indiana y San Antonio.

Las 7 mejores parejas Heat a nivel de +/- ante Indiana y San Antonio.

Por supuesto, la estrategia de Popovich de retar a Wade a que asuma un mayor protagonismo ofensivo es un riesgo, como pudo verse en el Game 4. Flash es de los mejores jugadores del mundo, y si bien su tiro a media distancia va y viene, y su tiro de larga distancia directamente no existe, aún tiene una cantidad casi infinita de recursos para anotar cerca del aro. En el Game 4, Wade anotó 32 puntos con una fantástica serie de 14 de 25 en tiros de campo. Para ello, dio un recital de movimiento sin balón y distintos marcados de pasos en sus entradas para transformar esa libertad ofensiva ofrecida por San Antonio en bandejas y floaters cercanos al aro.

Conviene a su vez señalar que un vistazo más pormenorizado a su estadística de tiro muestra que el jugador Heat anotó casi todos sus tiros en la zona, pero falló casi todos sus tiros a 5 metros o más del aro. El ajuste que San Antonio haga en su defensa sobre Wade irá más en la línea de cómo dificultar sus aproximaciones al aro que de evitar que tire de media distancia. Miami es un equipo demasiado bueno como para que nadie pare por completo su ataque, y para los Spurs el daño que Wade pueda hacer es un mal menor comparado con un triple abierto de los tiradores Heat o una bandeja de LeBron.

Mapa de tiro de Wade estos Playoffs: rojo=malo, amarillo=psé, verda=bueno.

Mapa de tiro de Wade estos Playoffs: rojo=malo, amarillo=psé, verde=bueno.

Por contra, es en su propia canasta donde el peso de Wade puede ser aún mayor en el resultado de estas Finales.

La estrategia defensiva de Miami es probablemente la de estilo más agresivo de la NBA. En todo momento, el equipo de Spoelstra intenta dictar por dónde debe ir el ataque rival. Casi todos los bloqueos directos son defendidos mediante traps. Los defensores situados en el lado débil están más atentos de saltar a la ayuda de sus compañeros como segunda línea de presión que de defender a su propio hombre; confían en que cuando dejen su marca otro compañero saltará a la ayuda a su vez. Es una defensa que roba balones, que genera pérdidas rivales y que crea un caos general sobre la pista.

Y Dwyane Wade es el Señor del Caos. Lo crea, lo alimenta y lo transforma en canastas fáciles en transición.

Wadecontest

El Game 4 fue un perfecto testimonio de todo esto. En un gran número de posesiones Wade se despreocupaba de su hombre para lanzarse a por el robo de balón o defender el aro de los mortales pick-and-rolls de San Antonio. Acabó con 6 robos de balón, 1 tapón y algo así como 2437 disrupciones del generalmente fluido juego ofensivo de los Spurs.

La presencia o ausencia de esta brillantez defensiva es crucial en esta serie. Los dos equipos tienen una facilidad asombrosa para subir la bola rápido tras rebote defensivo o robo de balón e iniciar una semi-transición que, si bien a menudo no es en realidad un contrataque, sí impide que la defensa establezca una posición sólida. El resultado de todo esto es que cada acción positiva en canasta propia resulta a menudo en un tiro cómodo en la canasta rival.

En estas Finales, cada posesión vale con frecuencia más de tres puntos.

El problema para Miami es que el ataque de San Antonio supone un reto inédito para su sistema defensivo, debido a su fantástica circulación de balón y su (de momento) matador acierto desde el triple. La diferencia entre un tiro fácil de algún jugador Spur o un pase cortado por la defensa Heat es con frecuencia cuestión de unas décimas de segundo de retraso en una rotación. Wade tiene una capacidad mucho mayor que Mike Miller o Ray Allen para llegar esas décimas de segundo antes, pero su disposición a asaltar las líneas de pase rival también hace que en ocasiones se olvide demasiado de su hombre. Estos olvidos son letales cuando uno se enfrenta a estos Spurs. Y si el Game 3 sirve de algo es para mostrar la Espada de Damocles que pende sobre el sistema defensivo de Miami.

Si bien es un misterio hasta qué extremo Wade está jugando lesionado, la realidad es que no importa. Es la diferencia entre el ser y el estar. Nadie debería dudar a estas alturas de lo que Wade es. Cómo Wade está y lo que puede aportar lo estamos descubriendo partido a partido. Es con este Wade y no con el de hace 4 meses con el que Miami debe intentar ganar el anillo. Es este Wade y no el de hace 4 meses al que San Antonio debe defender. Más lesionado o menos. El resto, en realidad, es imaginar universos paralelos.

2013 NBA Finals - Game Four

En un sistema de Finales 2-2-1-1-1 Miami tendría la mejor baza para llevarse el anillo. ¿En el actual sistema 2-3-2? Nadie lo sabe. Ni los analistas NBA, ni las casas de apuestas, ni Popovich ni Spoelstra ni Stern. Pero despejar esa incógnita pasa por resolver primero el enigma que supone Dwyane Wade. Miami lleva 29 partidos seguidos ganados cuando Wade anota 20 o más puntos. No obstante, sólo ha alcanzado esa veintena tres veces durante estos Playoffs. Miami lleva más de 5 meses sin perder dos partidos seguidos. Pero al mismo tiempo, Wade no ha sido capaz de jugar dos partidos seguidos a gran nivel desde la racha del Harlem Shake. En noticias posiblemente relacionadas, Miami no fue capaz de ganar dos partidos seguidos a Indiana y tampoco lo está logrando de momento contra San Antonio. Y es algo que los Heat necesitan hacer para repetir título.

El resultado de estas Finales depende en gran medida del rendimento del número 3 Heat. Que esto sea bueno para Miami o para San Antonio es, como tan a menudo pasa con el Wade actual, un misterio.

¡Sígueme en Twitter!

Seguir a @NdeBasket

Anuncios

One thought on “Wade, el caos y el espacio

  1. Pingback: Wade, el caos y el espacio | Artículos de Basket

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s