Parar el Pick & Popovich

La posición inicial del pick-and-roll alto de San Antonio. Lo bueno viene justo después.

La posición inicial del pick-and-roll alto de San Antonio. Lo bueno viene justo después.

Una de las razones por las que Miami acabó como el mejor equipo de la temporada regular NBA fue su capacidad para robar balones y convertirlos en canastas rápidas. Sabiendo el modo en que LeBron y Wade se aprovechan del caos cuando los partidos se abren, Spoelstra diseñó un sistema defensivo enormemente agresivo. Así, los traps contra los bloqueos y continuación rivales, los asaltos a las líneas de pase y las rotaciones defensivas frenéticas fueron señas de identidad Heat en esa espectacular racha de 27 victorias seguidas esta primavera. Por supuesto, un sistema defensivo así también tiene sus puntos débiles. Por un lado, el rival tiene una mayor facilidad para coger rebotes ofensivos ante la falta de colocación de la defensa (véase Hibbert, Roy). Por otro lado, los equipos que consigan romper la presión tienen el premio de triples fáciles o canastas bajo el aro.

Pues bien. Los Spurs parecen diseñados para romper esa presión.

El Pick & Popovich

La captura de pantalla del principio muestra uno de los esquemas de ataque preferidos de San Antonio. En él Parker o Ginobili reciben un bloqueo en la parte alta de la cancha mientras los letales tiradores Spurs se abren hacia las esquinas para dificultar las ayudas defensivas. La cantidad de peligros que se derivan de una acción tan simple es enorme, y ha traído de cabeza a las defensas rivales todo el año. Si el pívot rival sale demasiado, el francés y el argentino son expertos en dividir la defensa y encarar el aro con ventaja.

Manu recibe el bloqueo, cambia de dirección ante Haslem y penetra hacia el aro.

Manu recibe el bloqueo de Duncan, cambia de dirección ante Haslem y penetra hacia el aro.

Si por contra, el pívot se hunde un par de pasos en su defensa para guardar la penetración, abre la puerta a un triple de Manu o al matador tiro de media distancia tras bote de Paker.

Haslem retrocede para contener a Parker tras el bloqueo de Duncan. El francés acabaría fallando una suspensión cómoda desde la línea de personal.

Haslem retrocede para contener a Parker tras el bloqueo de Duncan. El francés acabaría fallando una suspensión cómoda desde 4 metros.

Si la defensa decide hacer un dos contra uno agresivo sobre el que maneja el balón, un pase bien dado suele dejar a Duncan, Splitter o Diaw sin marca en la parte alta de la zona con el balón controlado y varias opciones de jugada a cual más amenazadora. O incluso peor, a Bonner solo en la línea de triple.

Ginobili supera el trap de Wade y Bosh con un pase a Duncan. La defensa Heat está vendida en ese instante.

Ginobili supera el trap de Wade y Bosh con un pase a Duncan. La defensa Heat está vendida en ese instante.

Estos problemas se dan al defender el pick & roll en la parte alta del campo de cualquier equipo, pero la ejecución de los Spurs de esta acción es puro arte, y en muchos casos supone el primer movimiento de maravillosas posesiones ofensivas.

Pick & Popovich, marca registrada.

En la conferencia Oeste los equipos que se enfrentaron a San Antonio optaron en gran medida por doblar el marcaje a Parker/Manu, pero no en la parte más alta de la pista sino ya a 5-6 metros del aro. Es una opción buena. Acaba con frecuencia en tiros cómodos de media distancia de Duncan, pero eso es algo preferible a que Parker arrastre a la defensa hacia el aro y mande el balón hacia el tirador que espera en la esquina del triple.

Por otra parte, San Antonio ha ganado 12 de sus 14 partidos en los Playoffs de la Conferencia Oeste, así que tampoco es que este esquema haya funcionado maravillosamente.

La agresiva defensa Heat

El tipo de defensa que Memphis o Golden State han usado contra los Spurs es radicalmente distinta a los principios defensivos de Miami. La defensa típica del bloqueo y continuación por parte del equipo de Spoelstra empezaría con un trap en la parte alta de la zona a Parker o Manu, al tiempo que otro defensor rota rápidamente hacia el pívot de San Antonio que se está desmarcando tras realizar el bloqueo.

Splitter corta a canasta tras bloquear a Ginobili, que recibe el trap defensivo. LeBron rota sobre el corte del brasileño.

Splitter corta a canasta tras bloquear a Ginobili, que recibe el trap defensivo. LeBron rota sobre el corte del brasileño.

Esa rotación deja con frecuencia a un defensor contra dos atacantes en algún lado, pero Miami tienen una fe ciega en que su capacidad atlética les permitirá cerrar el agujero defensivo a tiempo. La teoría es que un pívot genérico necesitará un segundo o dos para encontrar el pase adecuado tras toparse con la ayuda, y ese tiempo será suficiente para que Miami desmonte el trap y recupere la posición defensiva.

Es una estrategia de alta ganancia contra alto riesgo; es fácil robar balones así, pero también conceder tiros muy abiertos a la menor falta de coordinación.

El problema es que los hombres altos de San Antonio no son pívots genéricos. Duncan y Diaw tienen una gran visión de juego y son además capaces de crear jugadas poniendo el balón en el suelo. Esto hace que si Parker o Ginobili consiguen deshacer ese primer dos contra uno con un buen pase (arte que dominan a la perfección), es muy posible que la defensa Heat no sea capaz de recuperar su posición a tiempo y el ataque termine con un lanzamiento sencillo.

Bosh corre para recuperar la posición después de que Many supere (una vez más) el trap defensivo de Miami

Bosh corre para recuperar la posición después de que Manu supere (una vez más) el trap defensivo de Miami

Ese es uno de los grandes dilemas tácticos a los que se enfrenta Miami. Realizar una defensa menos agresiva supone hasta cierto punto renunciar a la identidad que los ha traído a las Finales. Pero atacar al jugador que maneja el balón en el pick-and-roll alto de San Antonio es un suicidio si la coordinación defensiva del resto del equipo no es perfecta. Y a veces ni siquiera eso es suficiente.

LeBron defendiendo a Parker

En las últimas posesiones del Game 1 pudimos ver el giro táctico que muchos habían anticipado: LeBron James defendiendo a Tony Parker. Fueron apenas 5 posesiones (y desde cierto punto de vista, sólo dos), pero incluyeron un giro radical de Spoelstra sobre su defensa del bloqueo y continuación de San Antonio.

Parker no tiene ángulo para dividir la defensa y abre el ataque hacia Ginobili

Parker no tiene ángulo para dividir la defensa y abre el ataque hacia Ginobili, en el lado izquierdo.

En esta captura LeBron y Bosh hacen una muy buena defensa del pick-and-roll de Parker y Splitter, por lo que el francés abre el balón a Manu en la parte izquierda del ataque. Mientras, Mike Miller abandona el lado débil para cubrir el corte de Splitter hacia el aro. La defensa es buena, pero Manu es mejor; en cuanto recibe ya ha detectado por dónde hace aguas la estrategia de Miami y cambia el balón al lado débil a la velocidad del rayo. El resultado es un triple totalmente abierto de Danny Green, el hombre al que Miller hubo de abandonar para proteger la zona.

Manu cambia el balón al lado débil sin un pestañeo de pausa. Danny Green está solo porque Mike Miller acudió a tapar el corte de Splitter. Un segundo más tarde, triple de San Antonio.

Manu cambia el balón al lado débil sin un pestañeo de pausa. Danny Green está solo al fondo porque Mike Miller acudió a tapar el corte de Splitter. Un segundo más tarde, triple de San Antonio. Ginobili, ese genio.

Tras esta jugada y otro pick-and-roll alto que acabó con tiros libres para Duncan, Miami replanteó toda su defensa, y no utilizó traps contra Parker en el último minuto. En vez de eso, el equipo de Spoelstra realizó cambios automáticos tras cada bloqueo. La primera posesión así defendida acabó con una suspensión a 5 metros fallada por el francés. La segunda fue esa posesión de malabarista en la que Parker estuvo a punto de perder el balón varias veces pero logró sacar el tiro decisivo en la última décima del reloj de posesión.

Trabar la maquinaria del ataque de San Antonio supone un reto inédito para Miami. Pero según lo vayan logrando, cada posesión podría acabar siendo una carrera entre el rapidísimo movimiento de balón de los Spurs y los frenéticos cambios defensivos Heat para cerrar a todos los tiradores que Popovich pone en pista.

Un espectáculo fascinante que merece la pena seguir en los próximos partidos.

Anuncios

6 thoughts on “Parar el Pick & Popovich

  1. Impresionantes analisis k te curras. Hasta yo k de táctica de Basket NPI los disfruto como un enano. A seguir Asier.

  2. Buen análisis, aunque en la última explicación el pívot de San Antonio no es Splitter, sino Duncan 😉

    En el 2º partido, desde el final del tercer cuarto cuando Miami comenzó a abrir brecha, esto apenas funcionó. Tendría que mirar estos minutos con más detenimiento, pero San Antonio apenas utilizó este recurso en ataque durante estos minutos, quizás por el atasco general. Ni siquiera con un bloqueo previo de un alero para Duncan que le permitiera poner el bloqueo para el jugador con el balón, pudieron llevarla a cabo con efectividad. Habría que hacer alguna comparación con el Game 1, pero mi sensación es que con Andersen, Miami defiende mejor estas situaciones si éste no acude al trap.

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s