10 pensamientos rápidos sobre el Clippers-Grizzlies

La serie estrella de la primera ronda de los Playoffs 2013 ha terminado. Los Memphis Grizzlies se han impuesto a Los Ángeles Clippers por 4-2. No había término medio. Los dos equipos habían hecho grandes temporadas regulares pero uno iba a fracasar con estrépito y tirar para casa a las primeras de cambio. Dos equipos duros, intensos, que se desagradan mutuamente, y con historias pendientes desde la primera ronda de Playoffs del año pasado. Hondonadas de hostias, que diría Alberto de Roa. La historia, ya la sabéis. Dos victorias Clippers en casa, la primera de paliza y la segunda con una canasta sobre la bocina de Chris Paul, seguidas de 4 victorias de Memphis, tres de ellas en casa y las últimas dos con Blake Griffin cojeando por una lesión en su tobillo. Ha sido una serie divertidísima, que David Stern Smithers Adam Silver debería procurar que se repita todos los años. Siempre que Paul siga siendo un Clipper el año que viene, claro.

dm_130504_Grizzlies_Clippers

Estos son las 10 primeras cosas que se me han venido a la cabeza tras el final del Game 6.

1. Los ositos son duros. Y no me refiero sólo a su intensidad física, que también. La serie del año pasado contra los Clippers fue matadora. Se dejaron remontar varios partidos que tenían ganados (especialmente el histórico Game 1), fallaron tiros ganadores sobre la bocina, perdieron prórrogas y fueron eliminados en su propia pista. Esta serie empezó igual, con el banquillo Clipper haciendo picadillo a Memphis y Chris Paul ganando el Game 2 en el último segundo. Un paso en falso y esta serie se iba para el otro lado. Cada partido era un dejà-vu del año pasado. Los Grizzlies cogían ventajas y parecían a punto de romper el partido, pero los Clippers siempre volvían a ponerse a tiro. Fueron muchas las ocasiones en las que un colapso mental de Memphis parecía inminente, pero ese colapso nunca ocurrió en realidad. Ganar cuatro partidos seguidos a este equipo Clipper, con todo el bagaje a nivel emocional que los Grizzlies arrastraban desde el año pasado, es enorme.

2. El ataque de Memphis es algo único en la NBA actual. Único, que no efectivo. No son capaces de ensanchar el campo y crear espacios. Ni Tony Allen, ni Prince ni Conley son tiradores fiables. Pondexter y Bayless tienen sus rachas pero uno tampoco puede fiar el ataque a su acierto exterior. Y sin embargo tienen una habilidad enorme para una y otra vez llevar el balón a menos de 4 metros del aro y anotar ahí. Todo ello gracias al movimento tanto del balón como de los propios jugadores. De las 36 canastas que metieron ayer, 27 fueron asistidas (y unas cuantas vinieron de rebotes ofensivos). En resumen, si todavía se jugase a esto sin línea de tres puntos, Miami tendría un serio problema en el horizonte.

Chris+Paul+Los+Angeles+Clippers+v+Memphis+1LFu6gPRNAjl

3. Tony Allen versus Jamal Crawford. Todos tenemos jugadores fetiche a los que haríamos jugar muchos más minutos de los que quizás deberían. A Vinny le pasa con Billups. A Spoelstra con Norris Cole. A mí me pasa con Tony Allen. Dicho esto, hay algo innegable: Tony Allen ha destruido a Jamal Crawford en esta serie. Ni siquiera es justo mirar las estadísticas de Jamal para contrastar su bajón, pues el sexto hombre Clipper ha aprovechado los minutos en los que Allen no estuvo sobre él para anotar el 90% de sus puntos. Y puede que me quede corto.

4. Vinny, ni vidi ni vinci. Anoche Del Negro puso en pista a 11 jugadores. ¿Los dos que menos jugaron? Eric Bledsoe y Jamal Crawford. Pero hay más. En el Game 5, Bledsoe, Crawford, Hollins y Turiaf sumaron 73 minutos entre todos. En el Game 6, sólo 21. En los cinco primeros partidos, Willie Green había jugado 5 minutos y Grant Hill ni había debutado. En el Game 6 jugaron 35 minutos entre los dos. Una cosa es que a Vinny le quede grande entrenar a un teórico candidato al anillo. Otra es el modo en que ha estado dando palos de ciego desde que la serie se torció un poco. O, como diría Mario Maruenda de modo menos fino, lanzando mierda a la pared a ver qué se pega.

fa0fedd59c0d950e300f6a70670024dd

5. El tobillo de Griffin. Desde que Blake se lesionó el tobillo hemos tenido un remake de una película que ya habíamos visto. La última vez, en la serie Lakers-Hornets de 2011. Chris Paul es de los pocos jugadores capaces de hacer competitivo un partido de Playoffs con muy poquita ayuda, y los Games 5 y 6 son prueba de ello. Pero como sucedió en 2011, eso no suele ser bastante. Que Paul está cabreado es tan evidente como comprensible

6. La expulsión de Chris Paul. El golpe absolutamente gratuito que Paul le da a Marc y que acaba con el base Clipper expulsado es el resultado de Chris pensando: (a) me apetece meterle una galleta a alguien, y hay un Gasol cerca, y (b) lo tengo todo tan controlado que seguro que se la puedo meter sin que los árbitros se den cuenta. La mayoría de las faltas feas de ese tipo provienen de calentones por parte de los jugadores. No están intentando ocultarlas, simplemente las hacen porque no se pueden contener. No en el caso de Paul. El golpe fue algo no sólo totalmente premeditado, sino sibilino para que pasase desapercibido. Y ni siquiera es un caso aislado. Es decepcionante que uno de los 10 mejores jugadores del mundo bajo cualquier medida tenga un comportamiento deshonesto tan intencionado en la pista.

7. Joey Crawford. Si metes a Joey Crawford a arbitrar un partido así, seguro que pasa algo interesante. Tras 61 faltas personales, 71 tiros libres, 7 técnicas, 1 flagrante, 2 expulsiones, la falta doble de Griffin y Randolph número 3441 de la serie, y los dos equipos cabreados con él, podemos decir que la predicción más sencilla del Grizzlies-Clippers se ha cumplido.

8. Lo que la cinta de Zach Randolph esconde. En cuanto Zach recibió una técnica tras su lucha-en-el-barro-pero-sin-barro de turno con Griffin, Lionel Hollins se acercó a él, le gritó un par de cosas, le dio un gole en el pecho…y Randolph estaba otra vez centrado. Estos Grizzlies están maduros. Muy maduros. Llevan dos años seguidos yéndose a casa tras un Game 7 y de esas experiencias se aprende.

9. Faltas por doquier. Hace gracia que la prensa angelina critique la actuación arbitral en base al número de tiros libres que lanzó cada equipo. Los Clippers salieron a la pista sin parar de hacer faltas. Los árbitros las pitaron casi todas y los Grizzlies acabaron lanzando 20 tiros libres en el primer cuarto. Pocas veces he visto a un equipo tan dedicado desde tan temprano a hacer falta al contrario. Entiendo que era uno de los “ajustes” que Del Negro introdujo (junto con el envío automático de un segundo defensor siempre que Randolph o Gasol cogían el balón en el poste bajo), pero culpar a los árbitros de ello no tiene pies ni cabeza.

10. Y ahora Oklahoma-sin-Westbrook. En realidad nadie tiene ni idea de qué va a pasar en esa serie. Quizás Durant acabe desfondado, Tony Allen pare en seco a Kevin Martin y acabemos con Memphis en las finales de conferencia por la vía rápida. Quizás Perkins, el teórico Howard-stopper, acabe siendo en realidad el Gasol-stopper, la defensa Thunder cierre la zona alrededor de Ibaka, Memphis no encuentre vías de anotación fáciles y Durant los funda en la otra canasta. Quizás ambas cosas o quizás ninguna. Estos Thunder-sin-Westbrook son todavía una incógnita demasiado grande. Tanto que, de momento, me guardo mi opinión. Solamente diré que tras ver a Derek Fisher parando a James Harden y metiendo triples en la otra canasta como si fuese 2008 ya me creo cualquier cosa. Los Grizzlies molan mucho, pero que nadie entierre a OKC antes de tiempo. Se lo han ganado.

¡Sígueme en Twitter!

Seguir a @NdeBasket
//

 
Anuncios

6 thoughts on “10 pensamientos rápidos sobre el Clippers-Grizzlies

  1. Excelente análisis personal. Gracias. Sigo con mucha atención tus entradas y el magnífico aporte fotográfico. Un saludo!

  2. Interesante, interesante…

    Personalmente tendría muchas ganas de ver una final Heat-Grizzlies… Pues tal vez sería el enemigo menos cómodo para Miami, por encima de Spurs o Thunder… Aunque claro, primero deberían cargarse a Thunder y Spurs respectivamente y eso no va a ser precisamente fácil.

    Saludos.

    • En realidad el Oeste está súper abierto. Hay una tendencia a descartar a los Thunder, pero ese equipo incluso sin Westbrook es muy bueno. De hecho, mi pronóstico previo era que Oklahoma podía ganar la serie 4-3. Tras haber ganado el primer partido (por los pelos), ese pronóstico quizás parece menos loco que hace un par de días. Veremos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s