Los más y los menos del +/-

Hay una fascinante paradoja sobre la estadística del +/- en baloncesto. Por un lado, una mayoría de aficionados la conoce y sabe qué mide. Por otro lado, el uso que se hace de ella es, muy a menudo, erróneo.

En una entrevista de Gonzalo Vázquez al ex-jugador Carlos Jiménez para Cuadernos de Basket, Jiménez indicaba como prueba del éxito de su transición a la posición de ala-pívot en Unicaja que ese año lideró el ranking +/- en la ACB. Como contraste, el periodista Ramón Trecet utilizaba recientemente en su cuenta de twitter la expresión “la giliestadística del +/-“. ¿Quién tiene razón sobre esta estadística, Jiménez o Trecet? La respuesta es que ambos tienen razón y ambos se equivocan, si tal cosa tiene sentido.

Me explico.

Ramon Sessions es el jugador con peor +/- de toda la NBA. En noticias posiblemente relacionadas, juega en los Charlotte Bobcats.

Ramon Sessions es el jugador con peor +/- de toda la NBA. En noticias posiblemente relacionadas, juega en los Charlotte Bobcats.

Lo positivo del +/-

El +/- es una estadística fantásticamente sencilla. Si durante el tiempo que un jugador está en pista en un partido su equipo anota 5 puntos más que el rival, tendrá un +5. Si anota 7 puntos menos, un -7. Y si se suman todos esos números a lo largo de la temporada se obtiene el +/- global del jugador. El +/- es una estadística original del hockey sobre hielo que, curiosamente, proporciona información mucho más relevante en baloncesto que en dicho deporte.

Una gran ventaja del +/- sobre la valoración ACB es que está perfectamente claro qué mide. Entendemos qué significa meter 20 puntos, coger 8 rebotes o tener un +4 al final del partido, pero un 12 de valoración ACB puede significar muchas cosas y a la vez ninguna. La simplicidad de una estadística es a menudo una de sus mayores virtudes.

Por otro lado, la idea de fondo del +/- es muy interesante: medir a un jugador por el éxito que tiene su equipo cuando él está en la pista, y no por los puntos que anote o las asistencias que reparta. A fin de cuentas, esto va de ganar partidos. La lógica es que el +/- descubrirá anotadores compulsivos que son nocivos para su equipo y detectará jugadores secundarios que, siendo invisibles para otras estadísticas, resultan fundamentales para el éxito colectivo. Es justo ahí donde la opinión de Carlos Jiménez, un jugador de equipo alabado durante toda su carrera por los “intangibles” de su juego, cobra autoridad. ¿Es posible que el +/- permita hacer tangibles esos tan recurrentes intangibles?

Lo negativo del +/-

Esta tabla muestra los jugadores NBA con mejor +/- a día de hoy.

Ranking Jugador GP MIN +/-
1 Kevin Durant (OKC) 59 2286 529
2 Russell Westbrook (OKC) 59 2106 490
3 LeBron James (MIA) 58 2236 474
4 Dwyane Wade (MIA) 54 1867 431
5 Tony Parker (SAS) 56 1846 417
6 Mario Chalmers (MIA) 58 1521 415
7 Thabo Sefolosha (OKC) 58 1667 406
8 Tim Duncan (SAS) 51 1506 378
9 Tiago Splitter (SAS) 61 1458 354
10 Mike Conley (MEM) 56 1892 338

Y esta los jugadores con peor +/-.

Ranking  Jugador GP MIN +/-
1 Ramon Sessions (CHA) 60 1631 -383
2 Byron Mullens (CHA) 41 1236 -358
3 Kemba Walker (CHA) 60 2069 -356
4 Ben Gordon (CHA) 53 1118 -316
5 Bismack Biyombo (CHA) 58 1504 -308
6 Maurice Harkless (ORL) 55 1199 -304
7 Nikola Vucevic (ORL) 61 1968 -296
8 Gerald Henderson (CHA) 46 1306 -282
9 James Johnson (SAC) 52 863 -276
10 Marcus Thornton (SAC) 51 1236 -262

Curioso, ¿verdad? Las primeras 9 posiciones son para jugadores de San Antonio, Miami y Oklahoma, es decir los tres equipos con más victorias de la liga. En las posiciones sexta y séptima vemos a Mario Chalmers (Miami) y Thabo Sefolosha (OKC), que en absoluto están entre los mejores jugadores de la NBA. Por otra parte, los 5 jugadores con peor +/- de la liga juegan muchos minutos para los Charlotte Bobcats, el peor equipo con diferencia de la NBA.

La tabla deja clarísimo que el +/- total de un jugador no mide en absoluto cómo de beneficioso ha sido dicho jugador para su equipo durante todo el año. Ese es uno de los malos usos más comunes de esta estadística. Si un jugador está en pista muchos minutos en un equipo que gana casi siempre, tendrá un +/- muy alto. Pero si su equipo pierde casi siempre, el líder del equipo tendrá en general un +/- menor incluso que sus propios (y peores) compañeros.

Mirar el +/- en un solo partido tampoco mejora las cosas. Es típico ver a jugadores acabar con un +/- muy alto sin haber tenido ninguna trascendencia en el choque. De hecho, si en un partido un equipo no realizase ningún cambio, los cinco jugadores tendrían exactamente el mismo +/- con independencia de su aportación.

En última instancia, el +/- es una estadística muy deficiente a la hora de medir la contribución individual de un jugador, ya sea en un partido o a lo largo de toda una temporada. Hay demasiados factores involucrados para ser resumidos en un número. Así que no, el +/- no captura los “intangibles”.

¿Le decimos a Mario Chalmers que está en el Top 10 de +/- en la NBA? ¿O ya va bien de autoestima?

Mario Chalmers es el tercer mejor base de la NBA en base al +/-

¿Existe algo mejor que el +/- en realidad?

Sí. Se puede hacer mucho mejor.

Una alternativa, muy de moda ahora mismo en la NBA, es utilizar el +/- para medir unidades de entre 2 y 5 jugadores en vez de jugadores individuales. En la página stats.nba.com puedes buscar tu combinación favorita de jugadores NBA y descubrir cuántos minutos han jugado juntos y cómo les ha ido a nivel de +/-. Por ejemplo, el trío WadeLeBronBattier es absolutamente matador: a día de hoy anotan 20 puntos más que sus rivales por cada 48 minutos que juegan juntos.

¿Lo bueno del +/- por grupos? Que modela de modo sencillo el complejo ecosistema que supone un quinteto en baloncesto. ¿Lo malo? Que los quintetos juegan en realidad muy pocos minutos juntos, con lo que las estadísticas obtenidas no suelen ser significativas desde un punto de vista matemático.

A la hora de medir la aportación de un solo jugador, el +/- puede ser felizmente mejorado mediante otra estadística sencilla: el “Net plus/minus“.

Euuu...¿Net Plus/Minus? ¿Me lo explicas mejor?

Euuu…¿Net Plus/Minus? ¿Me lo explicas mejor?

Supongamos que en un partido Sergi Llull juega 20 minutos y termina con un +5 pero el Madrid acaba ganando el encuentro por 25 puntos de ventaja. Eso significa que, pese a ese +5, al Madrid le fue mucho mejor con Llull en el banquillo. Y si Llull hubiese jugado 30 minutos en vez de 20, el contraste sería más brutal aún.

El Net Plus/Minus tiene en cuenta todo eso mediante una idea fantásticamente simple: medir el +/- no sólo cuando el jugador está en la cancha, sino también cuando está en el banquillo. El siguiente ejemplo lo explica con claridad.

Esta temporada los Miami Heat anotan 11.8 puntos más que su rival por cada 100 posesiones en las que LeBron James está en la pista. Por contra, cuando LeBron descansa Miami anota 2.2 puntos menos que su rival por cada 100 posesiones. Así, el Net Plus/Minus de LeBron es de 11.8+2.2=+14, uno de los más altos de la NBA en este momento. Sin embargo, el mejor +/- de la NBA a día de hoy lo tiene Kevin Durant (+529), no LeBron (+474). Que el Net Plus/Minus de Durant (un estupendo +8.4) sea mucho menor que el de LeBron nos indica que Oklahoma sufre menos con su número 35 en el banquillo de lo que Miami sufre cuando Spoelstra da un descanso a LeBron.

(Nota: 100 posesiones es una medida algo superior a un partido completo. Los Rockets son el equipo NBA que más rápido juega, consumiendo 99 posesiones por partido, mientras que Brooklyn es el equipo más lento, a 90 posesiones por partido).

Los Rockets corren, anotan y ganan. Y se ríen, al parecer.

Los Rockets corren, anotan y ganan. Y se ríen, al parecer.

Resumiendo…

El +/- es una estadística fantástica: es sencilla, concreta, y mide algo tan importante como la diferencia entre puntos anotados y puntos recibidos. Pero es sólo un número más, y no tiene sentido mirarlo como algo absoluto para medir la relevancia de un jugador concreto.

Cualquier argumento cobra fuerza y concreción si viene acompañado de estadísticas ilustrativas. El +/- y sus variantes anteriores son perfectas para ser mezcladas con la “poesía” del discurso baloncestístico, pero más allá de eso sólo son, como diría Mario Maruenda, “una tabla de acontecimientos de una muestra pequeña y no uniforme sin ninguna base teórica“.

En última instancia, aunque las estadísticas repartan lecciones a unos y munición para todos, si entendemos cómo utilizarlas y conocemos su letra pequeña podremos al menos disparar nuestra munición en la dirección correcta.

¡Sígueme en Twitter!

Seguir a @NdeBasket
//

Anuncios

5 thoughts on “Los más y los menos del +/-

  1. Pingback: Los más y los menos del +/- | Artículos de Basket

  2. No sé, yo creo que la comparación más adecuada sería entre miembros del mismo equipo. Creo que hay una posición en el juego, la de base, cuyo rendimiento sí que podría medirse de manera aproximada a través de esta estadística. Pero repito, no comparando contra el conjunto de la liga y sí con el base del mismo equipo.

    • Hola Juanjo, muchas gracias por comentar.

      En realidad no creo que esté sujeto a la posición de base. Puedes pensar también en pívots que hacen muy buenos bloqueos a sus compañeros y muy buenas ayudas defensivas pero luego no anotan demasiado. Lo de valorar el +/- cuando el jugador está en el banquillo y dividirlo por posesiones (piensa en la diferencia de ritmo de Madrid y Barça en la actualidad) te da un buen modo de hacer la estadística más transversal y poder comparar equipos distintos. Pero es algo peliagudo en general. Es decir, incluso para los bases del mismo equipo, depende mucho de quiénes sean tus compañeros. Especialmente en la NBA donde son más rígidos y se lleva eso de la “primera unidad” y la “segunda unidad”. Pon a Norris Cole de titular en Miami y de repente su +/- subirá como la espuma, y el de Chalmers bajará como…bueno, como la espuma cuando ya ha subido y empieza a bajar.

      Me parece una estadística muy molona, pero hay que cruzar ese dato con otros para modelizar mejor lo que ha sucedido en la pista.

      Un saludo.

  3. Excelente post, aunque tengo que reconocer que estoy con Trecet… A ver si alguien logra medir el miedo que un jugador determinado da cuando está en cancha, eso si es un intangible, medir el canguelo del equipo contrario cuando entra en pista Navarro por ejemplo..
    Un saludo

  4. Pingback: 365 noches de basket | Noches de basket

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s