The Book of Basketball: Russell fue mejor que Chamberlain

(Esta es la segunda entrega de una mini-serie de cinco sobre The Book of Basketball. El resto de entradas están enlazadas al final del texto).

La NBA de los años 60 dio a luz uno de los mayores debates en la historia del baloncesto: ¿Bill Russell o Wilt Chamberlain? Fue una tormenta perfecta de acontecimientos. Dos de los mejores jugadores de la historia se estuvieron enfrentando durante una década. Ambos eran pívots en una época donde dicha posición dominaba la liga. A su vez, ambos tenían conceptos totalmente distintos del juego.

Y por supuesto, Bill Simmons trata extensamente el tema en The Book of Basketball, dedicándole casi 30 páginas. Según Simmons, Russell fue mejor que Wilt.

Estos son los hechos.

Bill Russell lideró a los Celtics durante 13 temporadas como profesional; ganó 11 anillos, los últimos dos como jugador-entrenador. El único jugador que se le ha acercado ligeramente en los últimos 40 años ha sido Robert Horry con 7.

Russell ganó 5 MVPs. Tiene el récord de rebotes en un partido de una final (40). En su carrera se enfrentó 10 veces a un definitivo 5º o 7º partido de playoffs, y las ganó todas. Durante su apogeo, Russell promedió aproximadamente 20 puntos, 25 rebotes y 5 asistencias por partido. El modo en que Simmons describe su juego es el siguiente:

Russell era como un Dennis Rodman zurdo con infinitamente más cerebro, suponiendo que Rodman tuviese el talento en el pase de Bill Walton, la habilidad atlética de David Robinson, la determinación homicida de Michael Jordan, y además Rodman pudiese taponar tiros como un Josh Smith liberado en la WNBA (la liga profesional femenina) durante una temporada.

Por su parte, Wilt Chamberlain jugó 14 temporadas en la NBA, acabando con 2 anillos de campeón. Wilt tiene una cantidad de récords mareante. Más puntos en un partido (100), más rebotes en un partido (55), mejor porcentaje anotador en una temporada (50.4 puntos), el único jugador capaz de hacer más de 20 puntos, 20 rebotes y 20 asistencias en un partido…

El dominio de Wilt fue tal que la NBA tuvo que cambiar diversas normas para limitar su poder; en particular prohibió barrer balones en el aro y reconducir tiros de compañeros para asegurarse de que entran. Aun así, a pesar de su dominio, fue traspasado por su equipo dos veces durante su apogeo como jugador (sus equipos: Warriors, Sixers y Lakers).

Wilt ganó 4 MVPs, así como 7 títulos de máximo anotador, 11 de máximo reboteador, 9 de mejor porcentaje e incluso 1 de asistencias. Para describir su dominio durante su apogeo tendríamos que pensar en un Shaquille O’Neal enfrentado a rivales de la envergadura de Ryan Anderson o Rashard Lewis durante una década.

En la superficie, parece un debate entre un jugador de equipo contra un jugador de estadísticas. La brutalidad del contraste se aprecia fantásticamente en la temporada 61/62. Ese año Wilt promedió 50 puntos y 25 rebotes por partido, siendo elegido por periodistas para el quinteto ideal de la NBA. Sin embargo, los jugadores eligieron a Bill Russell como MVP de la temporada. (Esa fue la misma temporada que Oscar Robertson promedió un triple doble).

De vuelta a The Book of Basketball, Simmons basa la defensa de su postura (Russell>Wilt) en rebatir los siguientes 6 mitos sobre el debate:

Mito 1: Russell tenía mejor equipo que Wilt.

Mito 2: Russell no era un atacante muy bueno.

Mito 3: A nivel estadístico, Wilt destrozó a Russell.

Mito 4: Wilt era un tío genial.

Mito 5: Un par de jugadas aquí y allá, y Wilt podría haber ganado tantos anillos como Russell.

Mito 6: Jugadores y entrenadores de esa época estaban divididos sobre quién era mejor.

No voy a desgranar los argumentos que Simmons expone, varios de los cuales no me parecen bien construidos. Digamos simplemente que cuando un matemático lee una frase como “puedo probar que Russell fue mejor que Wilt”, se espera otra cosa.

Pero hay algo que sí me encanta de este capítulo: las declaraciones de los jugadores de los años 60 que vivieron en primera persona la rivalidad entre ambos. Para mí, es un dato muy significativo. Ilustran a un Russell obsesionado con ganar y a un Chamberlain con obsesiones muy variables: a veces ganar, a veces arrasar en una estadística concreta, a veces manifestar su ajetreada vida sexual (en su biografía Wilt no sólo habla del famoso dato de sus veinte mil compañeras sexuales, sino también de un cierto viaje en avión donde una azafata…en fin, que pierdo el hilo).

Concluyo el post con algunas de las citas más ilustrativas (*Spoiler alert!*)

John Havlicek:

La mayor idiosincrasia de Wilt era no ser eliminado por personales en un partido. Nunca había sido eliminado en el instituto, ni en la universidad, ni como profesional, y ese era el récord que estaba decidido a mantener. Cuando cometía la 4ª personal, su juego cambiaba. No sé cuántas victorias potenciales ha podido robar a su equipo por no jugar de verdad cuando tenía problemas de faltas.

Wilt Chamberlain:

Tenía 30 años cuando la temporada 66-67 comenzó; estaba madurando como hombre y aprendiendo que era esencial mantener a mis compañeros contentos si quería que el equipo ganase. Así que no sólo empecé a pasar más y anotar menos, sino también a alabar a mis compañeros, tanto en público como en privado.

Jerry West

No quiero crucificar a Wilt sólo porque crea que Russell era mejor, y realmente respeto lo que Wilt hizo. Pero he de decir que él no se adaptaba a ti, eras tú quien tenía que adaptarse a él.

Jerry Lucas:

A Wilt le consumían demasiado los récords: ser el primero en liderar la liga en asistencias, o establecer un récord en porcentaje de tiro. Una vez alcanzaba un objetivo, buscaba uno nuevo. Russell sólo preguntaba una cosa: “¿Qué puedo hacer para que ganemos?”

Bill Russell:

Me parece que Wilt era a menudo ambivalente sobre lo que quería sacar del baloncesto. Cualquiera que cambie el carácter y estilo de su juego varias veces durante su carrera está inseguro de cuál de los diversos logros posibles quiere perseguir. Es perfectamente posible para un jugador no hacer de la victoria su principal prioridad por encima de otras -dinero, récords, fama personal o una alabanza individida de sus logros- y a menudo sentí que Wilt hizo algunas elecciones deliberadas en sus ambiciones.

Wilt Chamberlain:

Para Bill Russell, cada partido era un reto, una prueba a su virilidad. Se tomaba el baloncesto tan en serio que vomitaba en el vestuario antes de casi todos sus partidos. Pero yo tiendo a ver el baloncesto como un juego, no como una lucha a vida o muerte. No necesito títulos de máximo anotador o campeonatos de la NBA para probar que soy un hombre. Hay muchas otras cosas bellas en la vida -comida, coches, mujeres, amigos, playa, libertad- para implicarse emocionalmente tanto en el baloncesto. Creo que Bill sabía que yo lo veo así, y creo que a la vez me envidiaba y le dolía mi actitud. Por una parte, creo que él hubiese deseado saber tomarse las cosas con más calma, Por el otro lado, creo que él veía que con mi habilidad natural y mi disposición a trabajar duro, mis equipos podrían haber ganado el campeonato de la NBA cada año de haber estado yo tan totalmente comprometido con la victoria como él…Me hubiese gustado ganar todos esos campeonatos, pero realmente creo que crecí más como hombre en la derrota de lo que Russell lo hizo en la victoria.

¿Quieres compartir algo sobre la rivalidad Russell-Chamberlain? ¡Hazlo en los comentarios!

Enlaces a la mini-serie de posts sobre The Book of Basketball:

1) The Book of Basketball, por Bill Simmons. Pincha aquí.
2) The Book of Basketball: Russell fue mejor que Chamberlain. Pincha aquí.
3) The Book of Basketball: ¿cómo ha llegado la NBA hasta aquí? Pincha aquí.
4) The Book of Basketball: la letra pequeña de ser MVP Pincha aquí.
5) The Book of Basketall: La Pirámide.

¡Sígueme en Twitter!

Seguir a @NdeBasket
//

Anuncios

5 thoughts on “The Book of Basketball: Russell fue mejor que Chamberlain

  1. Pingback: The Book of Basketball, por Bill Simmons « Noches de basket

  2. Pingback: The Book of Basketball: ¿cómo ha llegado la NBA hasta aquí? « Noches de basket

  3. Pingback: The Book of Basketball: la letra pequeña de ser MVP « Noches de basket

  4. De nuevo excelente narración; adjunto mi opinión (una lógica sucesión de pensamientos obvios que expresan la esencia de este juego llamado baloncesto) al respecto: Bill ha sabido lograr la fórmula para hacer legendarios a los Celtics…

    con el sabio trabajo de Red…

    un saludo!

    Chuck

  5. “Me hubiese gustado ganar todos esos campeonatos, pero realmente creo que crecí más como hombre en la derrota de lo que Russell lo hizo en la victoria” Dios, que frase!

    Síntesis – Antítesis del Hombre y su Naturaleza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s