Hace cuatro años…

Hace cuatro años tuve una visión. Fue un instante fugaz, apenas un segundo. El tiempo que tarda un balón de baloncesto en realizar su trayectoria parabólica desde la línea de 6,25 hasta llegar al aro.

Durante ese segundo, mientras seguía con el corazón desbocado el triple lanzado por el capitán español Carlos Jiménez, vi a la selección española ganando el oro olímpico. Vi a un equipo de talentosos guerreros derrotar al mejor equipo de baloncesto que la primera década del siglo fue capaz de reunir.

La visión se fue como vino. Desapareció como un sueño en mitad de la noche cuando el tiro de nuestro capitán chocó contra el aro.

El resto es difuso. Quedaban 2 minutos, o quizás menos. El triple nos hubiese colocado a un punto del equipo americano, o quizás a dos, no me acuerdo. En la transición del equipo USA que siguió a la visión, Wade clavó un triple desde la esquina. O quizás fue Deron. O Kobe.

Da igual. Ese instante, esa visión, ya nadie me la podía quitar.

Hubo un día hace 4 años en el que nos enfrentamos contra gigantes, y pareció que podíamos tumbarles.

Aunque fuese sólo durante el segundo que tarda un balón de baloncesto en realizar su trayectoria parabólica desde la línea de 6,25 hasta llegar al aro.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Sígueme en Twitter!

Seguir a @NdeBasket
//

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s