¡Bienvenido, Mr. Wade!

Hace una semana comentamos aquí cómo Pau Gasol se la jugaba en el partido definitivo ante los Denver Nuggets, tras firmar en el encuentro anterior su peor actuación desde que pisó una cancha NBA (3 puntos, 3 rebotes, 1 asistencia). Ayer, Dwyane Wade se encontraba en una situación parecida.

Y como Gasol, Wade firmó un encuentro monumental.

En el tercer partido entre Indiana y Miami, los Pacers tomaron la delantera 2-1 en la serie, con el peor partido de la carrera de Wade en los Playoffs. 2 de 13 en tiros de campo para anotar los mismos puntos (5) que veces perdió el balón. Incluso se encaró con su entrenador, Spoelstra, durante un tiempo muerto.

Horroroso.

En el cuarto partido, con todos los focos sobre él, D-Wade comenzó igual de mal, anotando sólo uno de sus primeros 8 lanzamientos. Si Wade se había puesto las pilas para este partido, se le había olvidado darle al ON.

Con el segundo cuarto bien avanzado, Wade se tiró un triple en suspensión hacia atrás que entró limpio. El estadio enmudeció, más por incredulidad que por otra cosa (tan mal estaba Wade que nadie creía que ese tiro fuese a entrar).

A partir de ahí, Flash fue un jugador distinto. Tras su mal comienzo metió 12 de sus últimos 15 tiros, y acabó con 30 puntos, 9 rebotes, 6 asistencias, 1 tapón, 2 robos y 0 pérdidas.

En resumen: el viejo Wade de siempre. Ya se le echaba de menos.

Pero esta historia no fue ni siquiera la trama más interesante del partidazo Pacers-Heat. Como suele pasar, lo más interesante involucra de un modo u otro a LeBron James.

Que a LeBron se le esperaba es un hecho. Se esperaba que se marcase un partido brutal, y que Spoelstra le dijese “procura descansar durante los tiros libres y los tiempos muertos, porque no te quito de la pista ni loco”. Pero muy pocos podían augurar el mega-ultra-partidazo que LeBron se marcó.

40 puntos. 18 rebotes. 9 asistencias. 2 robos. 2 tapones. Todo eso tirando por encima del 50% ante una gran defensa plenamente dedicada a pararlo. Y defendiendo a Danny Granger y David West -los dos mejores anotadores Pacers. Y descansando menos de 4 minutos en todo el partido.

Partido ganado. Serie igualada a 2. Los Heat de nuevo con la mejor carta en la mano.

Y todo esto en un momento crítico para su equipo, que anduvo por detrás en el marcador más de 30 minutos de partido. Teniendo en cuenta que sólo 8 equipos en toda la historia de la NBA han conseguido remontar un 3-1 adverso, este encuentro tenía todo el dramatismo que uno puede encontrar en una segunda ronda de Playoffs.

Ladies and gentlemen, your 2012 MVP!

Este partido va directo al panteón de grandes actuaciones de LeBron en los Playoffs, incluyendo el Game 5 de la serie Cavs-Pistons de 2007 (48 puntos, 9 rebotes, 7 asistencias, metiendo 29 de los últimos 30 puntos de su equipo), o el Game 7 del Cavs-Celtics de 2008 (45 puntos, 5 rebotes, 6 asistencias).

El nivel de dominio que LeBron y Wade ejercieron sobre el partido puede apreciarse en los siguientes datos, que he ido recopilando de twitter (¡gracias Gonzalo! @GVazquezNY), de la estadística oficial del partido y de TrueHoop.

  • Es la segunda vez en la historia que un jugador consigue (al menos) 40 puntos, 18 rebotes y 9 asistencias en los Playoffs. ¿El anterior? Elgin Baylor, cuando la NBA era otra cosa y había jugadores capaces de meter 100 puntos, coger 55 rebotes o promediar un triple doble en una temporada.
  • En la segunda parte, el combo LeBron-Wade anotó 43 puntos y cogió 19 rebotes. El equipo entero de los Pacers anotó en esa misma segunda parte 39 puntos y cogió 18 rebotes.
  • LeBron y Wade anotaron 38 puntos consecutivos para los Heat en un cierto intervalo entre el segundo y el tercer cuarto. Es decir, 38 puntos sin que ningún otro jugador de Miami anotase. En un intervalo algo mayor, lograron 48 de los 50 puntos de los Heat.
  • Salvo por 2 tiros libres de Joel Anthony, en la segunda parte del Indiana-Miami todos los puntos de los Heat los anotaron LeBron, Wade o Udonis Haslem. ¡Viva el equilibrio ofensivo!
  • Sólo 3 canastas de los Heat en todo el partido no fueron (a) conseguidas por LeBron-Wade, o (b) asistidas por LeBron-Wade. De ellas, una fue un rebote ofensivo (Haslem) y otra ocurrió tras un robo de balón (Chalmers).
  • LeBron-Wade dieron 15 de las 20 asistencias de su equipo. ¿Sabéis quién anotó en las 5 restantes? ¡Bingo! LeBron o Wade. Dicho de otro modo: Miami no consiguió dar una asistencia en todo el partido donde LeBron o Wade no estuviesen involucrados.

En resumen: partido histórico de LeBron y Wade para empatar la eliminatoria.

¿Podrán hacer 6 más como ese y plantarse de nuevo en las finales de la NBA? Porque si Chris Bosh no se recupera pronto, es muy posible que no haya otro modo para los Heat de llegar a ellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s