¿Es Stoudemire una estrella?

Una de las noticias que más se han podido leer en estos primeros días de playoffs es la siguiente: Amar’e Stoudemire, la estrella de los New York Knicks, le dio un puñetazo al cristal de un extintor tras perder por segunda vez contra Miami. El resultado fue un corte profundo en la mano izquierda, un montón de sangre y su baja para (al menos) el tercer partido. Amar’e declaró que pensaba que la cubierta del extintor era de plástico.

Personalmente, me chocaron dos cosas de la noticia anterior. Una es todo el tema del extintor, la sangre, etc. La otra es lo de “estrella”. ¿De verdad Stoudemire es una estrella?

No es una pregunta trampa; en verdad no tengo claro qué hace que un muy buen jugador sea una estrella. A fin de cuentas, estamos hablando de un jugador que ha sido 6 veces All-Star, 1 vez miembro del primer equipo NBA y 4 veces del segundo, siendo la última de estas nominaciones justo el año pasado.

Incluso en 2005 recibió algún voto para ser MVP de la liga en primera posición, justo la temporada en que su compañero Nash lo ganó.

En otras palabras, algún experto consideró que en su primera temporada como MVP, Nash ni siquiera fue el mejor jugador de su equipo, sino que lo fue Amar’e. Un hecho que Bill Simmons describió en su libro como “darle el Premio Nobel no al Dr. Frankenstein sino a su monstruo“.

Consideremos por un momento las temporadas de los siguientes 3 jugadores:

Jugador A: 24.6 puntos, 8.9 rebotes, 3.4 asistencias, 50% en tiros de campo, 90% en tiros libres.

Jugador B: 25.3 puntos, 8.2 rebotes, 2.6 asistencias, 50% en tiros de campo, 79% en tiros libres.

Jugador C: 23.8 puntos, 9.4 rebotes, 4.1 asistencias, 49% en tiros de campo, 79% en tiros libres.

¿Quién es quién? Uno de ellos es Stoudemire en la temporada 2010-11. Los otros dos ganaron el MVP de la temporada correspondiente (la respuesta más adelante).

Todo esto está genial, pero no puedo quitarme de la cabeza pensar en Stoudemire como “especialista ofensivo”, y no tanto como estrella.

Uno espera de una estrella que su equipo se ría de las ofertas que otros equipos le hagan por él. Uno espera que haga mejor a sus compañeros y sea un líder en ambas canastas, no sólo en una. Y en esos temas, Amar’e sale bastante mal parado. A saber:

1) Sus números ofensivos son impresionantes, pero han bajado considerablemente cuando su entrenador no ha sido Mike D’Antoni, un gurú ofensivo que hace jugar a sus equipos a toda pastilla con pick and rolls constantes, y donde un jugador del físico tremendo de Stoudemire está en toda su salsa. Por otro lado, Amar’e es un poco “agujero negro”, promediando sólo 1.5 asistencias por partido en su carrera.

2) Aunque promedie 1.4 tapones por partido, Stoudemire está universalmente reconocido como un mal defensor. Un ejemplo. En el último partido contra Miami, y con la inercia del partido yendo en la dirección de los Knicks, Amar’e estaba cubriendo a Bosh en un lateral. Por alguna razón Bosh consideró buena idea driblar hacia la línea de fondo justo cuando Mario Chalmers cortaba por allí, con lo que se encontró con su defensor de cara, se dio media vuelta, y le pasó la pelota a Chalmers en la esquina.  De nuevo por alguna razón, Amar’e se quedó también con Bosh, y vio a 2 metros de distancia cómo Chalmers se cuadraba y con toda la tranquilidad del mundo clavaba un triple. Ni un punteo ni nada. Ladies and gentlemen, your star!

3) He leído hoy que Amar’e ha cobrado 31 millones de dólares en 2 temporadas con los Knicks. Eso no es nada. Le quedan por cobrar más de 64 millones en las 3 temporadas de contrato que le restan, esto es, una media de más de 21 millones de dólares por temporada. Para quienes os lo estéis preguntando, esto es más de un tercio del límite salarial que tiene el equipo (y otro tercio se lo come Carmelo).

4) Amar’e ha tenido lesiones importantes en sus rodillas. Pero según parece, la temporada pasada estuvo al más alto nivel. ¿Cómo de preocupante es entonces el tema? Sólo diré un dato. Los contratos en la NBA suelen estar asegurados; esto es, en caso de lesión del jugador, la compañía aseguradora cubre su salario. Pues bien, los Knicks no consiguieron ninguna compañía dispuesta a asegurar las rodillas de Stoudemire. Esto le hace virtualmente intransferible: nadie quiere un jugador que se lleve 1/3 de su límite salarial, apenas defienda, y ni siquiera esté asegurado contra lesiones.

Ya a nivel personal, yo me quedaría antes que con Stoudemire con los siguientes diez power forwards: Love, Nowitzki, Pau, Griffin, Randolph, Garnett, Aldridge, Bosh, Duncan, Millsap. Pero esto ya es una opinión muy subjetiva y probablemente algo exagerada.

En todo caso, sigo sin saber qué pensar: ¿es Stoudemire una estrella?

(P.D. Sobre la pregunta anterior: Jugador A: Nowitzki en 2007. Jugador B: Stoudemire en 2011. Jugador C: Karl Malone en 1999).

Anuncios

One thought on “¿Es Stoudemire una estrella?

  1. Pingback: 10 cosas que van a pasar en el Este « Noches de basket

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s