Ricky Rubio: 10 momentos mágicos

Ya tenemos mono de Ricky

Ya tenemos mono de Ricky

 

Ricky Rubio se ha roto el ligamento cruzado de la rodilla, y dice adiós hasta la temporada que viene. Han pasado cuatro días, y todavía no me he recuperado de la impresión.

No sé vosotros, pero yo necesito algo de terapia al respecto, así que voy a recordar algunos de los momentos mágicos que nos ha regalado el genio de El Masnou a lo largo de la temporada.

Ricky, recupérate pronto.

1) Expectación antes de su debut.

Antes siquiera de verle dar un pase con la camiseta de los Wolves, la gente ya está loca con Ricky. En una liga muy centrada en el 1 contra 1, Ricky llega predicando justamente lo contrario. Todo el mundo quiere ver a los Wolves. Todos quieren ver si Ricky puede cambiar el rumbo de una franquicia cuyos tiempos de relevancia NBA se remontan a la época Garnett.

2) Primer partido.

Ricky sale a la pista y en unos minutos ha revolucionado el partido. El público enloquece, la cámara no lo deja por un instante, LeBron tuitea “Ricky sabe pasar la bola!”, Rubio se convierte en trending topic.

3) El estilo Ricky es contagioso

Un hecho difícil de medir en estadísticas, salvo la más importante (victoria o derrota). Con Ricky de titular, Minnesota empieza a compartir el balón, a coordinarse en defensa, a encontrar a Kevin Love en buenas posiciones, a tirar de media y larga distancia sin oposición, etc. De repente, Beasley jugándose un 1 contra 1 es una opción totalmente secundaria en el librillo de ataque de los Wolves.

4) Un fijo en el Top Ten semanal

Rara es la semana en la que Ricky no da uno de sus pases “marca de la casa”: picado a cancha completa,  por la espalda mirando a la grada, entre las piernas de un defensor, etc. Rivales de la talla de Nowitzki o Chandler son víctimas de sus diabluras.

5) Ricky en el último cuarto

Uno de los parámetros más importantes en la NBA a la hora de medir la relevancia de un jugador es cómo juega en situaciones de máxima presión, especialmente en el último cuarto con el marcador empatado. En dichas situaciones, el éxito de Ricky es enorme. Mientras otros equipos empiezan a estancar su ataque según se acerca el final, Rubio sigue jugando pick and rolls, y mandando la bola al hombre abierto. Curiosamente, Minnesota va ganando esos partidos apretados con frecuencia.

6) Celebración tras triple decisivo.

Faltan unos pocos segundos para acabar un partido contra los Clippers, con Minnesota perdiendo de tres. Tras una gran circulación, el balón le llega a Ricky que se juega el triple decisivo. Swisss! Ahí se ve otra diferencia de Ricky con el sistema NBA. Cuando un jugador NBA mete una canasta como esa, lo celebra con un gesto de rabia-chulería, en plan “es que soy así de bueno”. Sin embargo, Ricky vuelve a su banquillo saltando y agitando los brazos en plan “yupiiiii”. Aire fresco para la liga.

7) Estadísticas

Hay muchos “intangibles” en el juego de Ricky, pero estadísticamente ha estado sublime en muchos aspectos. Ha estado casi toda la temporada en el top 5 de asistencias y robos de balón, liderando esta última categoría durante bastantes partidos. En un partido contra Portland destrozó a la defensa rival por completo con 10 asistencias sólo en el primer cuarto. En un partido contra Detroit anota 9 puntos, coge 8 rebotes, reparte 7 asistencias y roba 6 balones; nadie en la historia de la liga había hecho números tan altos sin llegar a 10 en ninguna categoría.

8) Votaciones All-Star

Con la temporada que Ricky estaba haciendo, quedaba claro que iba a jugar el partido de novatos contra “sophomores” del All-Star de la NBA. Lo increible fue la cantidad de votos que Ricky recibió para el All-Star “de los mayores”. Sólo Chris Paul y Kobe Bryant recibieron más votos que él entre los bases/escoltas del oeste. Esto lo puso por encima de jugadores tan espectaculares y consagrados como Nash, Westbrook, Parker, Ginobili, Kidd, Billups, Lawson, Lowry, Ellis, etc.

9) Ricky “descubre” a Pekovic

El año pasado “Pek” era un hombre alto más, con minutos limitados dentro del equipo de los Wolves. Pero unos partidos antes del All-Star, el pivot titular Darko Milicic se lesiona y Pekovic entra de lleno en la rotación. De repente, hay un base que confía en darle el balón en movimiento, y Pekovic empieza a anotar sin parar, recordando sus días en Europa, dejando a toda la NBA perpleja, y ofreciéndonos durante la temporada un mínimo de 10-15 conexiones Rubio-Pekovic de esas para poner en video una y otra vez. Por cómo han sucedido las cosas, parece justo decir que Ricky ha cambiado el curso de la carrera NBA de Pek.

10) Reacción tras la lesión.

Este ha sido el momento más emocionante de todos, y  la mejor muestra de lo que Ricky ha significado para la liga en los poco más de dos meses que ha jugado en ella. Artículos en periódicos y medios digitales de gran importancia, tweets de apoyo de los mejores jugadores NBA, y un sinfín de cauces más. Todos muestran el mismo desconcierto. “Ricky no puede haberse acabado, tenemos que creer que volverá igual o mejor el año que viene”. “Lo esperamos dos años y medio; ahora que lo hemos visto no podemos esperar 6 meses más”.

Everybody loves Ricky. Confiemos que por muchos años.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s